SUELTA - CONECTA - INSPIRA - DISFRUTA - APROVECHA - GANA - VIVE
Llama: 52(998)1867803

QUIERO UNA RELACIÓN QUE ME DUELA

Quiero una relación que me duela, porque si no duele, si no es incómoda, entonces no se puede crecer. Todo crecimiento tiene de una u otra forma dolor. Pero hay dos tipos de dolor. El dolor que causas de forma consciente, como cuando vas al gym y sabes que vas a tener que expandirte y que para volverte más fuerte y más sexy y más fit vas a tener que entrenarte con un peso que se sienta difícil y no con el que ya estás acostumbrado; y el dolor inconsciente, que es el que la mayoría de la gente siente en las relaciones, y que es prácticamente en vano, porque en lugar de uno decidir responsabilizarse por el tipo de relación que ha creado, encuentra culpables y se queja y critica. Quiero una relación que nos duela, pero que nos duela porque decidimos crecer día a día. Que nos duela porque decidimos ser más responsables y menos víctimas. Que nos duela porque decidimos ser y dar más de lo que la otra persona se espera. Que nos duela porque decidimos no conformarnos con que la relación solo sea buena, y hacemos lo que tenemos que hacer para que la relación sea increíble. Que nos duela porque decidimos no esperar que la otra persona nos haga felices, y en lugar de ello cada uno crea su felicidad y la comparte en la relación. Que nos duela porque decidimos que nuestra relación no sea una burbuja para escapar de nuestras demás relaciones y el mundo y decidimos que sea un trampolín para ver todo desde una mayor perspectiva y servir a quienes nos rodean. Quiero una relación de dolor. De dolor consciente, donde ambos veamos a cada día como un entrenamiento y aprendamos a agarrarle el amor a "hacer ejercicio" y donde constantemente cambiamos la rutina para que el cuerpo no se acostumbre y los músculos sigan fortaleciéndose al máximo. Quiero una relación de dolor, en donde sabemos de la importancia de ejercitar cada músculo y no intentamos evitar "hacer pierna" en la relación. Quiero una relación de dolor, no una fácil. Una relación donde nos sintamos libres, no cómodos. Una relación en donde en lugar de que señalemos, nos vemos en el espejo. Y una relación en donde cuando algo nos incomode o moleste de la otra persona, en lugar de querer que ella cambie, vea yo que es lo que en mi no he aprendido a querer y apreciar. Quiero un relación que me duela. Que nos de ese dolor que te hace sentir orgulloso después de un entrenamiento increíble porque sabes que eso es señal de que mañana amanecerás siendo más sexy que hoy. Y cuando más personas también quieran una relación que les duela y no una fácil; cuando más personas prefieran la realidad, a una ilusión; cuando más personas dejen de ir de relación en relación en busca de su pareja ideal y se conviertan en la pareja ideal para quien quieren como pareja; entonces habrá más relaciones que sean un ejemplo y no una advertencia; habrá más relaciones que inspiren y no que lastimen; habrá más relaciones que crezcan y no que mueran; habrá más relaciones despiertas que dormidas; habrá más relaciones que tengan mucho menos el tipo de dolor que lastima y que tengan mucho más el tipo de dolor e incomodidad que las haga ser relaciones más fuertes, flexibles y fit.

Alx

Firma Alx Zander

This article is my 60th oldest. It is 568 words long